Mientras en la década de 1990 en Estados Unidos, Steve Jobs libraba una batalla con Apple, y Apple a su vez con Microsoft por temas de patentes y tecnologías revolucionarias, en mi patria Colombia un mago del Ministerio de Educación de esa época, bautizó bajo criterio desconocido la Ingeniería Informática como “Ingeniería de Sistemas”, un título tan genérico que definitivamente no es exclusivo de las ciencias de la computación, pues como muchos sabrán según la teoría general de sistemas, hay infinidad de sistema, abiertos y cerrados; en ese orden, cuando se dice “sistema” no se hace referencia puntual a un ordenador, red o máquina; tan sólo el cuerpo humano cuenta con una gran cantidad de sistemas, a manera de ejemplo. Cito esto para que se dimensione la brecha cultural y de tecnología de nuestra región.

En esa misma década, los Ingenieros de sistemas se dedicaron en su mayor parte a la reparación y mantenimiento de equipos, a instalar Windows con aquellos disquetes de antaño, los más privilegiados construían centros de datos y levantaban servidores, pero muy pocos en desarrollo de software. A decir verdad esta situación no ha cambiado mucho, más del 70% de los estudiantes en áreas de la computación prefieren decantarse a hardware (redes, mantenimiento y reparación), o cargos administrativos, pero huyen del software con el alegato que los lenguajes de programación son muy difíciles. La carrera cayó en crisis cuando en el mercado habían muchos Ingenieros de sistemas y salieron por miles, técnicos en sistemas que reparaban ordenadores a menos de la mitad del precio, incluso con conocimientos en cableado de redes. Durante años la cultura empresarial ha sido que “los de sistemas” instalan las impresoras, arreglan los ordenadores y hacen que el Internet esté disponible en todos los equipos, si es que hay Internet.

En estos días, Alicia Arango, saliente ministra de trabajo, afirmó que “a un ingeniero de sistemas, tú no lo necesitas todo el día en tu oficina, sino dos horas”, esto para defender la propuesta de reforma laboral que abre la posibilidad de contratación por horas, entiendo que hizo un ejemplo, un muy mal ejemplo, razón por lo cual escribo este artículo y alego lo siguiente:

1. Colombia no está culturalmente preparada para la contratación por horas, porque en este país tenemos malas costumbres, entre ellas tratar evadir impuestos, indistintamente de que el gobierno pueda mal gastarlos, se pretende adquirir todo al costo mínimo pero con la mejor calidad, ignorando voluntariamente si el vendedor gana, debería ser un "gana-gana", y en el caso de los empresarios, evitan pagar por muchos medios a sus trabajadores; un caso clásico es el pago de las horas extras: empresa colombiana que se respete tiene personal de “abuso y de confianza”, ¿se podrán imaginar cuando la contratación por horas sea una realidad?. Ejemplo: “Ingeniero, fue sólo media hora y usted sabe que aquí siempre tiene trabajito, dejemos así que una cosa sale por la otra”. El proyecto de contratación por horas puede ser el reemplazo perfecto para lo que una vez fueron las cooperativas de trabajo asociado, de las que se aprovecharon muchas empresas para crecer sin importar la pobreza de sus colaboradores, razón por la que fueron prohibidas.

2. Al parecer, la ministra no ha mutado su perspectiva respecto a los Ingenieros de sistemas, se quedó con aquellos que sólo sabían reparar un ordenador, y claro, dos horas son suficientes, es triste que una persona de tan alto cargo exponga tan mal comentario en los medios, comentario que no es exclusivo de la Ingeniería de sistemas, y despierta dudas si desde el ministerio se conoce a profundidad a qué se dedican los profesionales del siglo XXI; actualmente vemos psicólogos haciendo marketing, aplicando sus conocimientos en estrategias de venta, Ingenieros químicos que desarrollan software para simular millones de combinaciones de algún elemento y facilitar la obtención de nuevos derivados, medicamentos, materiales, y demás. Me pregunto si en el gobierno tienen claro estos cambios tan drásticos, pues sabiéndolo podrá fomentar el empleo en el país.

3. Las ciencias de la computación tiene muchas ramas, tal cual sucede con la medicina, estas ramas se bifurcan internamente y crean otras ramas, por ejemplo, en el desarrollo de software se puede encontrar a desarrolladores para aplicaciones de escritorio, de móviles, web y de juegos; cada desarrollador se especializa en determinada área, e incluso, en las mismas hay derivaciones: en el mundo del desarrollo web hay programadores para el backend y para el frontend, hay quienes se encargan de las operaciones de producción y despliegue, DevOps, el administrador de la base de datos, el diseñador, el de experiencia de usuario, el de la interfaz de usuario, en fin. ¿Por qué?, porque nuestro mundo evoluciona y no es igual ser “Ingeniero de Sistemas” hace 20 años, que hoy. El mantenimiento de equipos ya no es la labor máxima del ingeniero, ahora somos custodios de la información de las empresas, podemos hacer que las empresas crezcan mediante el análisis de sus datos e implementar sistemas de inteligencia artificial que ayude a mejorar la prestación de un servicio, crear un producto o tomar decisiones acertadas. Dos horas ya no son suficientes, ahora es una vida entera dedicada al aprendizaje continuo, a la actualización constante, es un ciclo infinito. El software es un jardín que hay que regar, mejorar y continuamente cambiar, los métodos de cifrado que hoy tenemos y que resguardan la privacidad de las personas, pueden en un instante ser vulnerables, como con la aparición de la computación cuántica de la cual Google dijo que alcanzó la supremacía. Aparentemente en Colombia hay quienes no entienden esto, sólo esperan que el correo funcione, que puedan imprimir, que la factura sea registrada, que haya Internet 24 horas al día, que WhatsApp marche como siempre, que puedan dar likes, y compartir la foto... etc.

Invito a mis colegas a no conformarse con la cultura de años atrás, si la programación es difícil, hay que esforzarse a aprenderla, si le gusta el hardware, explorare cosas como la Rasberry Pi y Arduino, con las que podrá hacer invención de aparatos de domótica, robótica, internet de las cosas y nuevos dispositivos, en todo caso, necesita saber programar; los invito a borrar de nuestra sociedad que si los vecinos se enteran que es ingeniero de sistemas traerán sus equipos para ser reparados, y no está mal reparar equipos, pero hay que hacerlo con altura, con calidad, y no gratis ni barato, eso es una falta de respeto.

Si usted es empresario, tenga en cuenta que el ingeniero que hace parte de su estructura organizacional puede hacer que su negocio crezca, conviértalo en pieza clave de las proyecciones de crecimiento, evite contratar un ingeniero que hace de todo, eso es un espejismo, comprenda que la ingeniería tiene muchas áreas; forme un equipo que cubra todas las necesidades laborales.

El software no es un producto que se crea hoy y funciona para toda la vida, este requiere actualización constante, así también con el hardware en muchos casos.

La imagen de este artículo fue tomada de Freepik.


Omar Barbosa
Computer engineer, web developer with Python, PHP and Javacript
Share

Share this article in the social networks

Location

Bucaramanga - Santader
Colombia

Social networks

About

Computer engineer, web developer with Python, PHP and Javacript .